Nueva presentación de la inquieta Hiromi junto a Edmar Castañeda, arpista colombiano, en una combinación que sorprendió a la audiencia del Teatro Opera

Fotografía: Laura Tenenbaum y Pablo Astudillo

La histriónica Hiromi Uehara, una de las más notables pianistas de la actualidad, dueña de un estilo tan extrovertido y con una energía tan especial que la expresa con todo su cuerpo, es la tercera vez que llega a nuestro país. Sus dos visitas anteriores fueron para actuar en el Teatro Coliseo. La primera en el año 2014 junto a “The Project Trio” con Anthony Jackson en bajo eléctrico y Simon Phillips en batería, la segundad oportunidad fue el año pasado donde nos deslumbró con dos conciertos en piano solo.

En esta tercera visita, su concierto fue en el histórico Teatro Opera y en esta oportunidad se presentó junto al arpista colombiano Edmar Castañeda. Dúo que se formó hace muy poco, ya que se conocieron el año pasado en el Festival de Montreal donde cada uno hizo su presentación y al terminar los conciertos ambos coincidieron que debían hacer algo juntos. Se presentaron en el Blue Note de Nueva York. 

La mágica noche del domingo, con una platea totalmente entusiasmada ante la aparición de los artistas, comienza con dos composiciones del músico colombiano, la primera bien arriba para terminar de cautivar a un público, Entre cuerdas (tema que le da nombre al disco de Edmar del año 2009) y la segunda For Jaco composición dedicada a Jaco Pastorius, donde por momentos el arpa nos recordaba los sonidos del bajo fretless del legendario bajista. Luego vino la dulzura del tema Moonlight Sunshine y continuaron con Cantina. Estas tres últimas composiciones forman parte del disco grabado en vivo por ambos artistas (solo se editó en Japón). 

A continuación Hiromi deja el escenario para ofrecerle la posibilidad a Edmar Castañeda de presentar una composición solo con su arpa, instrumento poco frecuente en el jazz pero que también nos deslumbró con una hermosa composición dedicada a su gran maestro y guía espiritual, como él mismo lo dijo en su presentación, Jesús de Nazareth. Luego de esto llegó el turno del piano solo de Hiromi donde interpretó su hermosa composición Haze.
Los músicos se vuelven a juntar para brindarnos la suite “The Elements” formada por 4 movimientos, Aire, Tierra, Agua y Fuego y así cerrar el concierto.

Un primer bis, frente a la gran ovación del público, que arranca con el arpa interpretando la melodía de Libertango de Astor Piazzolla, para el delirio y emoción del público. Para el segundo y último bis, regresa el dúo para deleitarnos con otro clásico, sobre una introducción de piano, el arpa interpreta los primeros acordes del “Concierto de Aranjuez” que rematan en Spain, del genial Chick Corea.

Una mágica noche donde estos dos talentosos instrumentistas nos brindaron un deslumbrante concierto que seguramente va a ser muy difícil de olvidar, donde el virtuosismo, la técnica, el talento, el swing y el buen gusto estuvieron al servicio de la música.

Clasificación: EXCELENTE

3 Comentarios

Dejar respuesta