Regresa a Buenos Aires una de las grandes pianistas del jazz contemporáneo con un concierto de solo piano que usualmente presenta en los principales festivales de jazz europeos.  A partir de las inesperadas y simultáneas dolencias de Anthony Jackson y Simon Phillips, obligó a la producción a efectuar este cambio en la programación prevista. Todos aquellos que opten por solicitar la devolución de la entrada, deberán dirigirse al punto de venta donde fueron adquiridas. El concierto se realizará el sábado 1° de octubre a las 21 en el Teatro Coliseo. Por entradas agotadas se habilitó una segunda función el domingo 2 de octubre en el Teatro Coliseo. Las anticipadas están disponibles por Ticketek y puntos de venta exclusivos. Sin service charge únicamente en la boletería del teatro, Marcelo T. de Alvear 1125, de martes a sábado de 10 a 20. 

 

Una de las artistas más originales e impresionantes de la escena del jazz internacional es la pianista japonesa Hiromi Uehara, a quien comienzan a considerar como una de las grandes músicos de esta época. Y el término grande, en este caso, es el resultado de la coincidencia entre sus colegas artistas, la crítica especializada y el público. La simultaneidad de este proceso es consecuencia de su enorme talento.

Anthony Jackson y Simon Phillips en el Coliseo año 2014

Nacida en Hamamatsu, Japón, el 26 de marzo de 1979, a sus 37 años, sin ser una joven, Hiromi ha llegado a una madurez artística que no deja de impresionar por la fluida variedad de géneros que adoptan tanto sus composiciones como sus interpretaciones. Hay en sus conciertos una intrepidez, un bien por cierto bastante escaso en la actualidad, que hacen de sus actuaciones una excitante experiencia. Su talento como improvisadora nos deja ver una amplitud de vocabulario importante con el que se permite recorrer diferentes lenguajes; en sus conciertos la música clásica, la fusión, el jazz y el rock se reúnen de manera natural pero con un agregado, todo está dicho con pasión. Precisamente, una de las claves para ser una de las artistas más excitantes en una escena poco caliente como lo es hoy la del jazz, en general, es todo lo que logra transmitir Hiromi, su música inclasificable tiene estilo y sustancia. Hiromi en acción by Pablo Astudillo

Discípula de dos gigantes del piano jazzístico como lo son Ahmal Jamal y Oscar Peterson, quien la introdujo en el arte de la improvisación, Hiromi es egresada de Berklee que evidentemente, contribuyó a su ya desarrollada técnica lograda como estudiante de música clásica, primera estación en su carrera artística. Supo también utilizar la música para vender, como cuando fue compositora de jingles para la automotriz Nissan, donde logró reunir el dinero para su periplo norteamericano que incluyó aquella estadía en Boston. La pianista que grabó  con Chick Corea un dueto en vivo en el Blue Note de Tokio, en 2009 y tuvo un breve paso por el grupo del contrabajista Stanley Clarke (2009-2010) edificó su carrera bajo su propio liderazgo. Con 24 años graba su primer disco “Brain” en trío para el sello Telarc, contrato que lo firmó siendo estudiante de Berklee a instancias de Jamal. Sin embargo, su inquietud la llevó por diferentes caminos como el Hiromi’s Sonicbloom, un cuarteto formado por su trío con Tony Grey en contrabajo y Martin Valihora en batería más el guitarrista David Fiuczynski con quienes grabó dos discos de fusión “Time Control” y “Beyond Standard”.

Pero sin dudarlo, la notoriedad la alcanzó con su actual propuesta The Project Trio, con dos potentes solistas, Anthony Jackson en bajo eléctrico de seis cuerdas y Simon Phillips en batería. La mixtura de este encuentro es no sólo explosiva sino de fuerte interacción. Cuatro discos “Voice” (2011), “Move” (2012), “Alive” (2014) y “Sparks”, recién editado y que ya pondera la crítica.

Nuevamente llega a Buenos Aires a presentar su show de solo piano por la repentinas dolencias de sus compañeros del Trio Project. “Estoy muy feliz de poder tocar en Argentina; verán que será un concierto muy… energético..!” afirmó la pianista y fenómeno masivo del jazz de este tiempo al anunciar el concierto solista que ofrecerá en el Teatro Coliseo como parte de su exitoso Solo Tour 2016.

 

Leo Genovese (pianista) “Su técnica es tenebrosa”
Ella es un volcán de energía; es el Monte Fuji del piano de jazz japonés y creo su fuerza surge en gran parte de su mundo creativo. Su conocimiento de la tradición clásica pianística y su abordaje de toda la historia del piano afroamericano, desde ragtime hasta Cecil Taylor son todos territorios cómodos para ella. Cuando improvisa parece que no existieran los limites y como un gato siempre cae de pie. Realmente un talento que he visto pocas veces. Fuimos juntos a la escuela en Boston y desde siempre su técnica fue algo tenebroso. La facilidad con la que toca, el sonido que saca del instrumento es como si se mimetizara con él. La he visto tocando en solo sets y recientemente  con su trío. También participa de otros proyectos desde hace ya más de una década y siempre que la vi, me inspira para  seguir ahondando en el fascinante mundo del piano. Recuerdo una vez en París ver de pie al maestro Ahmad Jamal aplaudiendo enloquecido luego de un concierto. Eso también fue algo emocionante.

Esteban Sehinkman  (pianista)  “Una artista que lo tiene todo”

Hiromi tiene un evidente nivel de genialidad; diría que es una de esas artistas que lo tienen todo; sensibilidad, pasión, creatividad, técnica y vocabulario. Su sentido de la organización es perfecto. Hay en sus improvisaciones -comparable con Jarrett- una forma de pensar y premeditar la música muy interesante.
Pablo Sanguinetti (pianista) “Técnica y pasión en un equilibrio perfecto”
Lo que más me impresiona de Hiromi es como a través de su impecable técnica pianística canaliza su pasión musical en un equilibrio perfecto, algo que admiro en cualquier músico. Creo que es de esas pianistas que pueden tocar bien cualquier estilo además de música clásica como el legendario Keith Jarrett. Las improvisaciones en subdivisiones rítmicas complejas las hace sonar simples, tiene un abanico de colores rítmicos y de escalas enorme, donde claramente se puede escuchar como juega con total dominio y soltura sobre la armonía de cada arreglo. Es de esas pianista que buscan las sutilezas de la música escrita pero también se deja llevar por los momentos que no se pueden describir con palabras, es algo visceral que sucede en las buenas improvisaciones.

 

Mas info: hiromimusic.com

Dejar respuesta