El colectivo Pussy Riot se presentó por primera vez en Buenos Aires en un Niceto Club colmado por una gran mayoría de público femenino, donde el pañuelo verde fue la principal insignia. El punk, pop y electrónica fueron el marco de un concierto vibrante con una fuerte denuncia contra los abusos del poder, la represión policial, a favor de la liberación de la mujer y la legalización del aborto. 

Fotografía: Pablo Astudillo

Nadya Tolokonnikova, líder y fundadora de Pussy Riot

Ahí está: de blanco con la cara descubierta, el pañuelo verde en el cuello, el celular al lado, tomando Branca puro de una botellita miniatura. Nadya Tolokonnikova asiente las palabras de la intérprete mientras en el panel La protesta amenazada, como se decidió abrir la primera presentación de Pussy Riot en Argentina, hablan Paula Litvachky del CELS y Gustavo Sandoval, obrero y docente reprimido con cuatro balas de goma en la cabeza y quince en el cuerpo en la marcha contra la reforma provisional de diciembre de 2017. Coordina Florencia Alcaraz, autora de Será Ley, el libro sobre la lucha por el aborto legal en el país: le pregunta a Nadya qué harían las Pussy Riot el 28 de mayo, cuando se entregue por octava vez el Proyecto en el Congreso. Nadya responde que es ella quien vino a buscar inspiración: que nunca vio nada igual a la marea verde argentina.

La ínfima porción que está en Niceto se hace sentir como un animal enjaulado: grita por la absolución de Higui (Eva Analía Dejesus, encarcelada por asesinar a uno de los diez hombres que la violaron), por la libertad de Yanina Farías, responde al “ahora que si nos ven” de Luciana Mignoli, militante de la Campaña por el aborto en zona sur, arriba del escenario después de Naomi Preizler, que hizo lo que pudo después de dos cortes de sonido al comienzo del show. “Soy esto que ven, pero esto es sólo mi ropa”, pareció decir la ex modelo antes de cantar sobre visuales de tapas de revistas femeninas manchadas con sangre de animación. La acompañaron DJ, guitarrista, baterista, bailarinas, Under MC, algo del club Fama de Puta en el público, pero igual Naomi pareció algo sola. Nadya celebró su actuación a la madrugada con una selfie en el espejo: la remera con su frase de pijama.

Pussy Riot en versión show musical es ella en voz ultradeformer, M.J. Baez en guitarra y bandejas, dos bailarinas, y visuales literales y abrumadoras. Ahora sí Nadya lleva el pasamontañas, y sigue con el teléfono a mano filmando de a ratos. Los principales pogos ocurren cuando suenan como en la primera era del colectivo, la del activismo anónimo y el punk crudo gritado. Enseguida hacen la “Plegaria Punk”, el tema por el que terminaron presas Nadya, Maya y Katya en 2012 y sus caras y causas dieron la vuelta al mundo. Un sólo momento más del show se siente tan propio como la Plegaria: cuando sube a recitar un texto infalible una feminista mexicana que Nadya arroba como @wendy_moira.

@wendy_moira

El resto son sobre todo canciones nuevas en ruso: las canciones que pueden meterlas presas ahora en su país, explican por escrito en inglés sobre pantalla verde. Temas enfermizos, perturbadores, sin espacios, sin un solo sonido orgánico. Como si ésta fuera la forma de Pussy Riot de responder al desenmascaramiento: volver su música lo más artificial posible. Por un momento pareció que Nadya iba a ir por más: lanzó temas pop en inglés, con videos alto presupuesto y estribillos. Ahora en Niceto recrean “Police State” y “Straight Outta Vagina”; no el más pegadizo y referencial “Make America Great Again”.

 

“Después del dolor que sentí no tengo más miedo”, resuena la voz de Gustavo Sandoval en el panel del comienzo. Por su parte, Nadya dice que cuando alguna autoridad le provoca miedo, encuentra el motivo por el que también le causa gracia, y se le ríe en la cara. Pintó una bandera con la frase “ni una menos también en las kárceles”, y cerró con la instrumental “Pong!”, que se describe en el nombre y con una imagen que ya es símbolo, o GIF, de la militancia feminista siglo XXI: las Pussy Riot saltando con el puño al suelo.

Naomi Preizler

 

 

COBERTURA DE PRENSA

La Nación

Clarín

Clarín I

Página 12

Infobae

Silencio

 

 

Dejar respuesta