The Bad Plus, una corriente trifásica en La Usina

El trío de Minneapolis brindó un concierto impactante lleno de sutilezas y sin excesos de virtuosismo ante una audiencia que desbordó La Usina del Arte. En su cuarta visita a Buenos Aires presentaron «Made Possible» su último álbum y los temas más representativos de su carrera.

 

 

 

Ethan Iverson, Reid Anderson y David King en escena

 

Texto: Hernan Dardes

Fotografía: Laura Tenenbaum y Pablo Astudillo

Confieso que estuve a punto de cometer un pecado imperdonable: ahorrarme noventa pesos y no ir a ver el show de The Bad Plus en la Boca. Pero por suerte los que cometieron el pecado fueron muchos más de los que nos arrepentimos a último momento, así que casi sobre la hora me hice de tickets para ver al trío originario de Minnesota.  En primer lugar, y esto para quienes me conocen no es novedad, empiezo por  decir que no tengo la menor simpatía con la alcaldía del Ingeniero Macri en Buenos Aires. Pero si todos estos años de calles rotas, engendros viales, hospitales abandonados, aulas containers y escuchas telefónicas tienen que encontrar una compensación, el espacio creado en una vieja usina en la Boca, llamado La Usina del Arte, probablemente sea el mejor de los contrapesos. Un concepto moderno, un lugar cómodo en extremo, y una sala de conciertos para alrededor de unas mil personas, en la que uno se siente en otro planeta. Yo ya había estado allí cuando Josep Roca inauguró la semana de la cocina catalana en Buenos Aires, y esta vez, ya dentro del recinto, sentí que no había mejor sala para disfrutar de la noche que se venía. El escenario dispuesto en forma circular, permitió que además de la platea al frente, algunas personas puedan ubicarse en los laterales e incluso atrás del escenario, lo que le otorgó al concierto un ambiente de cálida intimidad. 
El encargado de abrir la noche fue Marco Sanguinetti, quien desde su piano y acompañado por Jerónimo Carmona en contrabajo, Fermín Merlo en batería y DJ Migma en bandeja de vinilos, presentó temas de su cuarto trabajo titulado “8”. Como el mismo Marco lo definió, su propuesta se trata de una música de impronta porteña, integradora de estilos que evocan el carácter cosmopolita de la ciudad, y que resultó un agradable aperitivo. No hay solos, los temas son melodías que disparan sonidos y climas reconocibles, y que por momentos a mí me dejó la sensación de música incidental. Si yo fuera director de cine prestaría atención al cuarteto de Sanguinetti, quien además del piano tocó armonio, se mostró nervioso cuando le tocó hablar y presentarse, y maravillado de poder tocar en ese hermoso escenario. En el cierre hicieron en continuado Brain damage y Ecplise, el final de The dark side of the moon.  
Si Marco Sanguinetti había sido el primer aplaudido de la noche, el segundo turno le tocó al afinador del Steinway de Ethan Iverson, quien hizo su trabajo frente al público que esperaba el inicio del show. Después sí entraron los músicos y dieron comienzo al concierto con Pound for Pound, tema que también inaugura «Made possible», el último trabajo del trío, excusa para la presentación de anoche.  Siguieron con Wolf Out, composición de David King, a la que le continuó la primera exposición de Reid Anderson, presentando en español a los músicos, los temas y anunciando una nueva composición de Iverson, llamada Self Serve. La placidez del comienzo, provocada por la melodía suave y repetida de Pound for Pound (que se intensifica y vuelve a la calma inicial), contrastó con la intensidad de Wolf out, y en ese tipo de contraste es que The Bad Plus construye el clima del concierto. De lo relajado a lo visceral, con cortes, quiebres y crescendos, haciendo gala de su ductilidad como músicos, pero sin caer jamás en excesos pretenciosos ni virtuosismos exagerados.  Incluso cuando Dave King cierra Self Serve con lucimiento individual, nada suena forzado ni mucho menos. 

Siguieron dos temas de “Prog”, el trabajo de 2007. Primero el celebrado Thrift Store Jewerly, con el piano de Iverson que de pronto se vuelve rioplatense, y Giant, en donde ese mismo piano construye una melodía que se vuelve épica sobre el loop hipnótico del bajo de Anderson.

Y otra vez a “Made possible”, con I Want to Feel Good (Part 2), y una batería vertiginosa que anticipa a un Iverson frenético que en el devenir del tema de pronto pareciera estar tocando standards, yendo y viniendo a contramano sobre ese pulso inicial.  Al final del tema Reid Anderson pide disculpas por un problema en el retorno de su instrumento, luego de improvisar cantando una canción sobre el incidente, y cuando la solución se demoraba en llegar, provocó carcajadas con un insólito “bueno, igual el contrabajo no es muy importante”.

En Re-Elect That Ethan Iverson maravilla, y después deja espacio a breves momentos de lucimiento personal de Anderson y King. Y en Anthem for the Earnest el trío se monta sobre un impulso rockero, aquel de sus comienzos, cuando se destacaron por sus particulares versiones de clásicos del pop y el rock. En este caso el show se basó (al menos en su cuerpo principal) en todos temas propios, manteniendo el espíritu de “Never stop” y “Made possible”, sus dos últimos trabajos, dueños íntegramente de esa característica. Cortes y contrapuntos hicieron del tema un momento fascinante, en lo que a mi juicio es el mejor momento del disco. 
Para el final guardaron el prolongado In Stiches, luego de que Reid Anderson mostrara que le había tomado el gusto, y ensayara una despedida cantada. El tema arranca en tono melancólico, va creciendo en intensidad, adquiere un ritmo alborotado, el piano de pronto se vuelve de fantasía y retorna al comienzo dejando al contrabajo despidiéndose casi en una sutileza tímida, que provocó la ovación, con todo el público de pie, que saludó a los músicos que dejaban el escenario.
Yo ya había visto a The Bad Plus en vivo, pero en aquella oportunidad vinieron en medio de su proyecto junto a Wendy Lewis, y el despliegue del poderío instrumental del trío lo había podido disfrutar en cuenta gotas. No porque aquel proyecto no valiera la pena ni mucho menos, pero lo cierto es que la esencia y encanto del trío pasa por otro lado. Esta vez sí pude gozarlos en todo su esplendor. Y avasallado por el poderío del grupo y mientras esperaba los bises, me quedé pensando en que es tal la variedad desde donde abordan su música, que hasta la imagen de cada integrante evoca un origen diferente. La seriedad de Iverson con traje y corbata, el look casual de Anderson con la camisa suelta y mangas arremangadas, y los tatuados antebrazos de King, quien además toca con un gorro de lana coronado por un absurdo pompón blanco.
Volvieron con un meddley que tuvo como eje (casi en un acto de rebeldía para con el floydeano cierre de Sanguinetti) a  Smells Like Teen Spirit. Después sí se despidieron de manera definitiva,  y yo decidí coronar la noche con un malbec de espíritu toscano, del cual cuando tenga un blog de vinos, tengo un montón de cosas para contarles.
Set List

 

Un poco de historia

El trío se formó a fines del año 2000 en Minesotta y comenzaron tocando en lugares más inverosímiles: en los campus de las universidades, en escenarios más ligados al rock y en pequeños bares, mas relacionados con el free jazz. Con la salida de su primer álbum “The Bad Plus” en agosto del 2001 editado por Fresh Sound, la banda ganó rápidamente notoriedad con excelentes críticas en el New York Times y el Chicago Reader. Pero el máximo suceso se produjo con  sus presentaciones en el mítico Village Vanguard de New York en el año 2002 que coincidió con la firma de su primer contrato con Columbia Records, que al poco tiempo edita su segundo álbum “These are the Vistas” que sorprende por su conmovedora versión de Smells Like Teen Spirit de Nirvana y Flim de Aphex Twin. A partir de allí comienza una sucesión de giras y exitosas presentaciones en festivales de Estados Unidos y Europa.

El público que los apreció en vivo ó escuchó sus discos no necesita muchas más explicaciones. Sabe de lo que son capaces estos tres músicos que decidieron unir sus caminos hace seis años y que conforman uno de los tríos de jazz con piano más diferentes del panorama actual. “Raros” los han llamado alguna vez. Para aquellos que no les vieron en un concierto en vivo,  sólo decirles que no esperen una actuación sutil, tranquila y medida bajo las raíces más profundas del jazz, sino a tres intérpretes inquietos y muy movidos que siempre intentan llevar su música un paso más allá.

Es precisamente eso, la inquietud por dar una nueva vida al jazz, para que el género no tenga que volver sobre sí mismo cada dos por tres, lo que motiva a Ethan Iverson (piano), Reid Anderson (contrabajo) y David King (batería). ¿Cómo hacerlo? Muy fácil, o eso parece para los de afuera. Por un lado, se toman canciones que uno jamás hubiese imaginado dentro del mundo del jazz, las pasan por su filtro y ahí está el resultado: The Bad Plus reinventa a Nirvana, ABBA, Black Sabbath, Bjork, Led Zeppelín, Pixies, Aphex Twin, David Bowie, y en este último disco a Pink Floyd, Wilco, Flaming Lips y hasta se animan con compositores contemporáneos como Stravinsky y Legeti, consiguiendo momentos realmente impresionantes y, en varios casos, que las versiones sean mejores incluso que las originales. No hay que olvidarse de las propias composiciones del grupo que tienen un estilo inclasificable (algunos hablan de punk-jazz) con armonías y arreglos alejados del jazz-mainstream, conjugados con el talento que cada uno posee con su instrumento.

También existe una faceta  comprometida y crítica a la política de Estados Unidos, que se refleja con esa singular canción que dedicaron con todo el “cariño del mundo” al vicepresidente de los Estados Unidos: Cheney  Piñata  incluido en “Give”. Una figura importante en el sonido del trío fue el productor Tchad Blake -conocido por sus trabajos junto a Tom Waits, Elvis Costello y Peter Gabriel- con quien realizaron varios de sus álbumes más emblemáticos.

En este nuevo álbum siguiendo el camino de su antecesor “Never Stop” interpretan temas propios y una sugestiva versión de Victoria  de Paul Motian.

Nueva oportunidad de disfrutar en vivo al trío de Minneapolis en una nueva etapa  de su carrera. The Bad Plus es un torrente de música que tiene muchas cosas que ofrecer tanto en sus discos en vivo como en el estudio. De esta forma, los tres intérpretes seguirán divirtiendo de la misma forma que ellos la pasan bien, porque eso es algo que se les ve y se les escucha al momento. Y la buena música, sobre todo, es para disfrutar.

DISCOGRAFIA 

2001 – THE BAD PLUS – Fresh Sound

2003 – THESE ARE THE VISTAS – Columbia

2004 – GIVE – Columbia

2005 – BLUNT OBJET – LIVE IN TOKYO – Columbia

2005 – SUSPICIOUS ACTIVITY? – Columbia

2007 – PROG – Universal

2008 – For All I Care – Universal

2010 – Never Stop – Entertainment One Music

2012 – Made Possible – Entertainment One Music

 www.thebadplus.com

 

 

 

Tour Sudamericano 2014
21 de febrero – Casa Babylon Club – Córdoba
22 de febrero – La Usina del Arte – Buenos Aires
23 de febrero – La Trastienda Club – Montevideo
25 de febrero – Bourbon Street Music Club – Sao Paulo

 

 

More Articles for You

LOS MEJORES DISCOS DEL AÑO 2023

Presentamos los álbums nacionales e internacionales que merecen estar en el podio de los más destacados del año pasado. ACTRESS …

— Featured —

Nubya Garcia en Buenos Aires: Comunión completa

La saxofonista británica se presentó, junto a su grupo, por primera vez en Buenos Aires y superó todas las expectativas …

Dry Cleaning en Niceto: Lo mejor de todos los mundos

La banda londinense vino, ganó y gustó en su debut porteño. Post punk, spoken poetry, resabios de hip hop y …

— Featured —

NUBYA GARCIA, LA ESTRELLA DEL UK JAZZ, EN BUENOS AIRES!

La saxofonista y DJ londinense, una de las grandes figuras del UK Jazz, llega por primera vez a la Argentina …

¡DRY CLEANING, POR PRIMERA VEZ EN ARGENTINA!

En el marco del South London Festival, llega por primera vez a Sudamérica, la banda revelación del post punk británico …

South London Festival en Buenos Aires! DRY CLEANING y NUBYA GARCIA

Por primera vez en Argentina, un encuentro con dos de los nombres más prestigiosos de la nueva escena británica del …

— Featured —